VISITA A CASA DE GANADEROS DE ZARAGOZA

El día 14 de noviembre de 2017, alumnos del segundo curso, grupo A, organizada por Asun Puértolas, miembro de la Junta de AMUEZ, visitaron CASA DE GANADEROS.

Recibidos por el Ilmo. Sr. Don Armando Serrano Martínez, de cuyo largo e importante currículo me dispongo a destacar que es Archivero de Casa de Ganaderos de Zaragoza y director de la Fundación Casa de Ganaderos es, a todas luces, un completo erudito, no solo de la historia de tan importante Casa, sino también de cada uno de los documentos conservados en el archivo.

tras aposentarnos en el histórico, añejo y magnífico salón, comenzó, sin pausa, el relato de la trayectoria de tan singular Casa y de todo lo concerniente a ella.

Casa de Ganaderos, la cooperativa aragonesa de ovino, nacía un 18 de mayo de 1218 – cumplirá el 18 de mayo de 2018, 800 años de aquel día histórico fundada durante el reinado de Jaime I el Conquistador-  que con este privilegio quería así ganarse el favor de los ganaderos zaragozanos, un sector con evidente poder social y económico en el siglo XIII. De ello da fe el documento firmado por el propio rey, que se guarda en los archivos de la empresa -cuyo facsímil tuvimos ocasión de ver-  es la empresa más antigua de España y la cuarta con más edad de toda Europa.

Casa de Ganaderos es una cooperativa de 270 socios, todos ellos ganaderos de ovino. Fundada en 1218 por el rey Jaime I de Aragón -del que fuimos ilustrados de su nacimiento- es también la empresa más antigua de España- De ello da fe el documento firmado por el propio rey que se guarda en los archivos de la empresa, una onomástica que la convierte en la empresa más antigua de España y la cuarta con más edad de toda Europa.

Institución de origen medieval, se estableció para defender los privilegios   concedidos por los reyes a los propietarios de ganado  del reino, reuniendo también, corporativamente, a mayorales y pastores. Mantiene una doble vertiente, económica e histórica, puesto que comercializan carne de cordero de primera calidad proveniente de las granjas de los socios y, a la vez, cuidan y tratan de divulgar el archivo y la historia.

Desde el siglo XVIII y XIX, fue cambiando de nombre y figura jurídica (junta local, asociación, sindicato y cooperativa) que es con el que sigue funcionando en la actualidad. Como corporación privilegiada propia, es similar a la Mesta castellana, aunque la precede en el tiempo y sobrevivió a ésta, poseyendo gran diferencia en su origen.

Alfonso I el Batallador,  fue el que concedió a la ciudad de Zaragoza los amplios privilegios de pasto, conque fue necesaria la creación de instituciones que lo regulasen, aunque hasta el 18 de mayo de 2018, fue Jaime I El Conquistador, quien nombró a Domingo de Montealteto Justicia de los Ganaderos de Zaragoza, con jurisdicción civil y criminal sobre tales asuntos; eran sumarísimos los juicios del Justicia, que incluían la pena de muerte y mantenía su propia horca en el camino de San Gregorio, llegando a tener conflictos jurisdiccionales con el Justicia de Aragón, sin que esta institución pudiera intervenir en los asuntos privativos de la Casa de Ganaderos.

Curiosas anécdotas salpicaron la docta charla, como la que en una de sus consultas a los archivos, don Armando descubrió y comprobó que, la empresa Codorníu, que se postulaba como la más antigua de España,  no estaba en lo cierto, siendo Casa de Ganaderos a la que le correspondía tal definición, así que hizo los trámites pertinentes y la citada empresa, desde entonces, se define como “la más antigua familiar”, presencia de un investigador español, becado por la compañía Forbes, de los Estados Unidos, etc.

Número de ganaderos afiliados, la autóctona Rasa Aragonesa, corderos pequeños que tienen uno solo, lana corta que no es de excelente calidad, pero sí lo es su piel, utilizada, en un alto porcentaje, por la prestigiosa empresa Loeve -así, en español- para la confección de bolsos.

Imposible resumir todo lo vertido a lo largo de las dos horas, salpicadas de varias lecciones de Historia, también de usos y costumbres -especialmente de la Edad Media- que fueron un deleite para todos y cada uno de los asistentes.

Finalmente, pudimos ver, tocar y comprobar los diferentes sellos impresos en un tomo de actas, auténtico, de 1462, en el que se detalla la ocupación de los franceses.

Un documento genuino, con un curioso proceso de una historia de amor, con cuatro personajes, protagonizado por la barquera de Alfocea, relatado por don Armando.

Un facsímil espléndidamente realizado en piel de cordero, de un privilegio, del que pende el sello real, con las firmas del notario y del rey.

Vaya, nuestro AGRADECIMIENTO, sin paliativos, para la lección, de un incansable y atento orador.

Aurora Alamán Guallart

Cronista Oficial de AMUEZ

Deja un comentario





Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies