El viernes 20 disfrutamos de un agradable día de convivencia y cultura. En primer lugar visitamos la Cartuja de Aula Dei, famosa porque en las paredes de su Iglesia el genial Goya pintó escenas de la vida de la Virgen María y de Jesús.

El conjunto de edificios es imponente,  rodeados por una muralla con pequeños torreones circulares que aislaban del mundo a los monjes, dedicados a la oración y el recogimiento. Desde la carretera hasta la entrada hay un hermoso paseo jalonado a ambos lados por esbeltos árboles.

El Monasterio Cartujano se levantó en el siglo XVI, sufrió la desamortización de Mendizábal, motivo por el cual alojó en su interior una fábrica de sedas, deteriorándose algunas de las pinturas que al regreso de los monjes tuvieron que ser restauradas.

Actualmente se puede visitar además de la Iglesia, la Sala Capitular, el claustrillo, un eremitorio (celda del monje) con su jardín y las capillas donde ellos celebraban Misa, destacando la dedicada a la Virgen del Pilar.

Una vez realizada esta visita, nos desplazamos al cercano barrio de Peñaflor donde admiramos su elegante torre mudéjar que tiene todas las particularidades de estas construcciones, como detalle particular destacar que está trabajada con los adornos de ladrillo hasta el suelo.

Realizamos un breve recorrido por el barrio y comimos en el casino, al terminar visitamos el interior de la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. del Coro de los Ángeles, donde Julio amablemente nos mostró algunas de sus peculiaridades.

Ángeles Ramos

Deja un comentario