Viaje a Borja y Veruela

Borja y Veruela

El pasado 20 de noviembre, tal y como estaba previsto, visitamos la Ciudad de Borja y el Monasterio Cisterciense de Veruela.

El viaje hasta nuestro destino transcurrió sin incidentes destacables.

Llegamos a Borja a la 10:30 horas y, como éramos sesenta y seis personas, nos dividimos en dos grupos para hacer más cómodas y fructíferas las distintas visitas: Bodegas Borsao, Ayuntamiento, Museo de la Colegiata y Museo Arqueológico. Mientras un grupo visitaba Bodegas Borsao, el otro hacía lo propio descubriendo Borja, su historia, arquitectura civil y religiosa y sus dos museos.

Un grupo nos dirigimos a Bodegas Borsao cuyo nombre, según fuentes escritas clásicas del siglo IV a.C y de la numismática de la etapa celtíbera, deriva de Bursao, nombre antiguo de la actual ciudad de Borja. Bodegas Borsao son el origen y motor de la Denominación de Origen “Campo de Borja”, también conocida por “El Imperio de la Garnacha”

La sociedad Bodegas Borsao empezó su actividad en 2001, pero su origen se remonta a 1958, con la fundación de la Cooperativa de Borja, que la integra junto a las cooperativas de Pozuelo y Tabuenca.

Durante la visita fuimos guiados todo el tiempo de la mano de María Sancho, jefe de marketing y comunicación de las Bodegas y tuvimos la oportunidad de realizar una cata de sus excelentes vinos: Berola, Borsao Selección 2014, Tres Picos, etc…Terminada la visita, nos pasamos por la tienda de vino y cada cual compró aquel que le apetecía o gustaba más.

A continuación entró el otro grupo para realizar el mismo recorrido que ya habíamos hecho los del primer grupo y nosotros nos fuimos a ver lo que ellos ya habían visto, es decir: Ayuntamiento y museos.

Conducidos por Pilar Castellot, guía turística de Borja, nos dirigimos directamente hacia el Ayuntamiento.

El Ayuntamiento de Borja está situado en la Plaza de España, conocida como Campo del Toro. Es un edificio característico de la arquitectura renacentista aragonesa del siglo XVI (1534). Destaca su puerta de acceso, los balcones de forja en la planta noble, la galería de arcos dobles en la buhardilla y el alero de madera labrada.

En la planta noble está el salón de Reyes, donde se puede contemplar una interesante colección de diecinueve retratos de monarcas aragoneses que concedieron privilegios a la ciudad. Los doce primeros cuadros fueron pintados por un fraile dominico que se hallaba en Borja para fundar el convento de San Pedro Mártir, en el año 1658.

Después del Ayuntamiento fuimos al Museo de La Colegiata. Este museo fue inaugurado en mayo de 2003 y surgió como consecuencia de un convenio suscrito entre el Obispado de Tarazona y el Ayuntamiento de Borja propietario del edificio. Ejemplo de arquitectura renacentista aragonesa, en él se expone una parte del patrimonio de la Colegiata de Santa María. Uno de los objetivos que impulsaron su creación fue mostrar el conjunto de15 tablas que formaban parte del antiguo retablo gótico de la Colegiata, obra de los hermanos Nicolás y Martín Zahórtiga.

Terminada la visita al museo, continuamos nuestro recorrido por la ciudad de Borja hasta el Museo Arqueológico.

El Museo Arqueológico es fruto de la colaboración entre el Ayuntamiento de Borja y el Centro de Estudios Borjanos. Se ubica en la antigua parroquia de San Miguel, edificio de origen románico (s. XII) del que puede verse el ábside. Procedentes de yacimientos de la comarca, en este museo se muestran objetos del Paleolítico, Neolítico, Edad del Bronce, primera y segunda Edad del Hierro, mundo romano, etapa islámica y hebrea y época feudal hasta el siglo XVI, que han estado presentes en el devenir histórico de esta zona del valle del Huecha.

Acabada la visita a Borja nos fuimos a la vecina localidad de Bulbuente, donde descansamos y repusimos fuerzas con una agradable comida en el Mesón del Aceite.

Desde aquí partimos a Vera de Moncayo donde se levanta el primer monasterio  cisterciense de Aragón, Santa María de Veruela, cuya fundación se data en 1145. De entre sus grandes abades destaca Hernando de Aragón (1534-1539), nieto de Fernando el Católico, que dejó el cargo tras ser nombrado Arzobispo de Zaragoza y Virrey de Aragón.

Tras la Desamortización (1835), Veruela se convirtió en un lugar romántico y de vacaciones. El poeta Gustavo Adolfo Bécquer disfrutó aquí de una larga estancia que dio como fruto algunas de sus leyendas más famosas como El Monte de las Ánimas, El Gnomo y La Corza Blanca y una serie de nueve cartas Desde mi Celda. Durante su estancia estuvo acompañado de su hermano, el pintor Valeriano Becker.

Tras una breve visita al Museo del Vino del Campo de Borja, comenzamos el recorrido por las distintas estancias del monasterio. En primer lugar visitamos: el claustro mayor, de estilo gótico levantino, construido después de la guerra de los dos Pedros (1366), la cocina (s. XIII), cubierta con una gran bóveda de piedra, el refectorio (s. XIII), etc…y, finalmente, la iglesia que se construye con tres naves cubiertas con crucería simple gótica. La iglesia es la mayor edificación de cualquier monasterio cisterciense donde los monjes pasaban un cuarto del día rezando las horas canónicas, desde maitines a completas.

Acabada la visita, en torno a las 18:30 horas iniciamos el viaje de regreso a Zaragoza, que se realizó sin ningún incidente.

Vicente Navarro Milán.

FOTOS

Deja un comentario





Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies