BREVE CRÓNICA DE LA EXCURSIÓN DEL 22 DE MAYO A LA VILLA DE ALQUÉZAR, CON VISITA A BUERA  Y  PLANETARIO DE HUESCA

Con el fresco de la mañana y un cielo azul que prometía, como así fue, un día espléndido,  partimos en el autobús rumbo al Somontano de Huesca. Ya en  carretera comarcal entre curvas, pueblos, viñas, olivos, monte y primavera vimos Alquézar, colgada de una peña sobre el Cañón del río Vero en la sierra de Guara. Sencillamente espectacular.

Carmen, nuestra guía, nos informó con detalle sobre la historia de la villa de Alquézar, su origen en el siglo IX como castillo musulmán donde tomó su nombre: “Al Qasr” (fortaleza).  Fue conquistada por los cristianos, (el Rey Sancho Ramírez) a mediados del siglo XI,  destruida la fortaleza y construida en su lugar la Colegiata. En esa época  salen las casas  del recinto amurallado para formar el pueblo con sus  calles  de trazado medieval.

Después de bien paseada la villa (calle arriba, calle abajo)  visitamos el museo etnológico “Casa Fabián” y nos despedimos de Carmen para dirigirnos entre murallas y torres al lugar más alto y bonito de Alquézar:  la Colegiata de “Santa María la Mayor”.  Disfrutamos de su claustro  de la iglesia, de sus retablos, del museo y de los magníficos paisajes que se pueden contemplar desde su altura.

Descansamos  mientras comíamos y nos despedimos de Alquézar.

De nuevo en el autobús,  entre olivos centenarios, nos dirigimos al cercano pueblo de Buera donde se conserva el antiguo torno de aceite (siglos XVI-XVII).  En “Torno Buera” nos instruyeron y documentaron sobre la obtención y producción de aceite de calidad en el Somontano y participamos en una cata.

Nuestra  última  visita la realizamos al Planetario de Huesca donde pudimos ver  el espacio con sus galaxias, estrellas y constelaciones; también los telescopios y como  utilizar los planisferios

Y el día, que nos dio todo,  no dio para más.

Mi agradecimiento a todos: conductor, guías, organizadores,  compañeras/ros.

Miguel Ángel Jiménez.

FOTOS

Deja un comentario