Visitando Laguardia y Elciego

LAGUARDIA Y ELCIEGO

La primera excursión la realizamos el día 20 de abril, en este viaje estuve acompañada por varios  miembros de la Junta de AMUEZ, Loli Abad, Milagros Martín y Juan Pagan, que este último es el fotógrafo oficial que ha realizado como siempre un estupendo reportaje para que recordemos el buen día que pasamos.

Al llegar a Laguardia el autobús nos dejó en la muralla –  Puerta de Páganos -donde nos recibió la simpática y vital Idoia también guía de Pepita Uva, que nos acompañó hasta la hora de la comida.

Nuestro grupo realizó las mismas actividades que a continuación relata Aurora, nuestra cronista oficial.

Lourdes Perulan

 

El viernes, 27 de abril de 2018, realizamos la segunda salida programada a las dos localidades cuyo título encabeza este escrito.

Magníficamente programado con exquisito detalle, por las dos Vocales de la Comisión de Viajes, el primero acompañados por doña Lourdes Perulán y el segundo, al que me voy a referir, por doña Rosa María Cabello.

Jornada  en la que, aunque ni a la ida ni a la vuelta se realizó parada, resultó corta no solo por la cercanía geográfica, sino también por el excelente ambiente que existió a lo largo de todo el recorrido por todas las personas del repleto autobús.

Antes de llegar, Rosa, sucintamente, a través del micrófono, refirió el plan de la visita a las dos localidades; asimismo, debo agradecer que, también -por ese medio- nombró a las dos personas miembros de la Junta de AMUEZ, que viajábamos: doña María Asunción Puértolas, de la Comisión de Visitas, y quien esto escribe.

Llegamos a Laguardia, en donde, ya nos esperaba Javier, dinámico guía, -que nos acompañaría a lo largo de una extensa mañana- comenzando su disertación acerca de la Villa y de la muralla que la rodea, construida en piedra arenisca mandada levantar por el rey Sancho El Fuerte, de Navarra y en la que se conservan cinco puertas de acceso cuyos nombres son: Mercadal, Carnicerías, Páganos, San Juan y Santa Engracia, en la que una placa, nos recibe con una leyenda presidida por dos racimos de uvas, que muestra lo siguiente:

Paz a los que llegan

Salud a los que habitan

Felicidad a los que marchan

Comenzamos el recorrido por sus calles que conservan un gran sabor medieval.

Laguardia, nos dijo, es un municipio situado en el sur de la provincia de Álava, a 64 kilómetros de la capital, Vitoria que pertenece a la Comunidad autónoma del País Vasco, enclavado en la Rioja Alavesa.

Nada más de cruzar la muralla, pudimos contemplar en una pared, las diferentes medidas que servían de referencia para los distintos trabajos.

Por la calle Mayor, accedimos a Casa Garcetas, lugar en el que se encuentra la oficina de turismo, en cuyos bajos se halla una de las características bodegas familiares, no sin antes detenernos ante los dos gigantes y dos cabezudos, que los sacan a la calle cuando hay alguna de sus fiestas.

Iglesia de San Juan, construida como templo-fortaleza, con diferentes estilos arquitectónicos, con su aledaña capilla de la Virgen de El Pilar de Laguardia, fueron otros dos históricos y portentosos lugares, por sus dimensiones e historia, en los que estuvimos, cómodamente sentados en esta última, antes de visitar la primera, también recorrida en su exterior, cuya portada sur, es más conocida como “la de los abuelos”, porque  durante todo el día al reflejarse el sol, se puede permanecer sentado.

La casa de Samaniego, ubicada en la recoleta Plazuela de San Juan, es un edificio palaciego, lugar de nacimiento del conocido fabulista Félix María Sánchez Samaniego.

En la Plaza del Gaitero, contemplamos el conjunto de escultura “Viajeros”, del artista Koko Rico. Son dos placas de bronce, una con un conjunto de bolsos y maletas y otra con zapatos, creadas como homenaje al viajero.

La Casa de la Primicia, es el edificio civil más antiguo, lugar de almacén de los impuestos “primicias”.

Como no podía faltar la referencia al vino de la Rioja, nos detuvimos en Pepita Uva, espacio acogedor, lugar de encuentro, diseñado para la realización de todo tipo de eventos relacionados con el mundo del vino, punto de partida de rutas, en el que la simpática Idoia, fue la anfitriona que nos obsequió con mosto o vino, acompañados de chorizo y pan, después de lo cual, dispusimos de unos minutos aprovechados para comprar algunos de los productos autóctonos.

Impresionante la iglesia de Santa María de los Reyes, en restauración, con la Torre Abacial, hoy campanario, cuya joya es su portada gótica que conserva una perfecta policromía, en la que pudimos contemplar, en el Pórtico, un espectacular juego de luces en el que se van alternando figuras humanas de profetas, mártires, reyes, ángeles que tañen instrumentos musicales, motivos vegetales… Todas las figuras, de gran tamaño, con postura frontal, algunas con la cabeza ligeramente ladeada, se encuentran de pie apoyadas en un doselete que, en todo su conjunto, están realizadas con gran naturalidad. El centro lo está presidiendo una imagen de la Virgen de los Reyes, situada sobre un elevado pedestal, sosteniendo en su brazo izquierdo la figura del Niño, mueve la cabeza hacia Él con una ligera contorsión encima de la cintura, para poder contrarrestar su peso y está flanqueada a ambos lados por los doce apóstoles. Suriñe fue la que nos introdujo en su historia.

A las dos de la tarde, nos detuvimos ante El reloj animado de autómatas, situado en la Plaza Mayor. Los muñecos representan una de las tradiciones: La que da inicio a sus fiestas patronales de San Juan, el 23 de junio. El conjunto lo integran “El Cachimorro” y dos danzarines vestidos con el atuendo típico que salen al balcón y comienzan a danzar a los sones de una melodía que es el pasacalle del nombrado santo.

Y ¡a comer! en el Restaurante La Muralla, situado en el centro medieval, en el que degustamos una abundante comida típica, regada con vino, divididos en dos comedores: uno en la planta superior y otro, en la inferior, cuya antigua bodega ha sido habilitada como comedor, siendo servidos por la rápida y eficiente Maitena.

……………………………………………………………..

Tras la pitanza, fuimos paseando hacia la muralla para esperar nuestro autobús, que nos iba a trasladar a Elciego, Villa que se encuentra a escasos kilómetros de Laguardia; una vez allí, tranquilamente, fuimos por nuestra cuenta, a visitarla.

Destaca la iglesia parroquial de San Andrés, el edificio más representativo que, extrañamente no está situada en la plaza principal, sino al lado.es del siglo XVI; llama la atención por sus torres desiguales de estilo renacentista. Enorme, repleta de arte en el interior por todos sus lados, cuenta con un retablo principal del siglo XVII, pintura mural del siglo XVIII y la Sacristía Nueva. El atento párroco, nos explicó una pequeña parte de ella, porque, lamentablemente, disponíamos de poco tiempo.

Callejeando, llegamos a la plaza principal donde se encuentra la Ermita de la Virgen. Situada frente al Ayuntamiento, es la segunda iglesia en importancia de la localidad. Construida em el siglo XVIII, sobre una edificación anterior, lo único que se conserva es una hermosa talla del tipo “Andra Mari”, del siglo XIV.

Impresionan las casas barrocas que pueblan el casco antiguo, declarado Patrimonio Artístico Nacional, con los escudos de armas en las fachadas de las mismas.

La citada Villa, es visitada por numerosas personas, gracias a la bodega Marques de Riscal, diseñada por el arquitecto Frank Gehrry, que manifestó que quiso diseñaralgo excitante, de fiesta, porque el vino es placer”, tiene su seña de identidad, recordando en más pequeño al museo Guggenheim, con la diferencia de que, aunque elaborado con su metal-icono, el titanio, lo dotó con los colores propios de la tierra y de la empresa: titanio rosa (en alusión al vino) oro (la malla que cubre las botellas de Riscal) y plata (la cápsula que cubre el tapón del corcho. Fue oficialmente inaugurada por el rey Juan Carlos I.

Para terminar, felicito a las dos compañeras citadas al principio, convertidas en expertas realizadoras de atractivos viajes quedando patente, el tiempo, el esfuerzo y el empeño puesto para que lleguen a buen fin sin contratiempos, como, una vez más, se ha comprobado.

Aurora Alamán Guallart
Cronista Oficial de AMUEZ

Ver todas las fotos aquí

1 Comment

  1. Rosa Cabello el mayo 7, 2018 a las 11:15 am

    Aurora: Gracias por tu crónica tan bien realizada sobre el Viaje. Como siempre, reflejas estupendamente lugares en los que hemos estado, convivencia entre nosotros, personas que conocemos en los mismos, etc.
    A través de tus crónicas de Viajes, los que hemos ido, volvemos a recrearnos y recordar nuevamente la excursión y los compañeros que no han estado, con todo el detalle que das , les haces “vivir” la excursión casi como si hubieran venido.

    Os agradezco a tí y a nuestra compañera Asun Puértolas vuestro apoyo en el viaje.
    Un fuerte abrazo.

    Rosa Cabello
    Responsable Comisión viajes.

Deja un comentario





Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies