El día 31 de octubre de 2017, fue el destinado para emprender la primera de las visitas programadas para el año escolar 2017-2018, a la Fábrica LA ZARAGOZANA siendo, en esta ocasión, Asun Puértolas la responsable y, por tanto, acompañante de los alumnos de tercer curso.

Puntualmente, recibidos como en ocasiones anteriores, por la competente y amable Srta. Julia que, tras indicarnos la necesidad de vestir batas y gorros blancos -obligatorios para realizar la visita a la emblemática fábrica- nos condujo, a través de más de una hora, sin pausa ni para el recorrido ni para las explicaciones.

En el año 1900, un grupo de amigos, encontró una salida a la alta producción de cebada en Aragón: la creación de la cervecera La Zaragozana.

Se diseñó bajo inspiraciones de estilo alemanas, obteniendo un reconocimiento internacional con el logro del «Diploma de Honor con Gran Medalla de Oro» en la Exposición Internacional de Londres celebrada en el año 1902 y algunos años más tarde lograría medallas de oro en las exposiciones de París, Madrid y en la hispano-francesa de Zaragoza (año 1908). En los primeros años la cerveza se distribuía en pequeños carruajes.

La cuadra de caballos de La Zaragozana era un orgullo para la empresa. Estaba formada por doce percherones que arrastraban galeras, volquetes y coches de paseo, pudiendo en la actualidad contemplar, en ocasiones especiales, su paso por las calles de la nuestra ciudad.

En 1976, lanzaron la primera cerveza sin alcohol del país, una revolución llamada Ámbar Sin que abrió las puertas a un nuevo camino hasta entonces apenas explorado. Así, en 1980 llegó otra sorpresa, la de Ámbar Export, una tostada de tonos rojizos que acercaba a los paladares un sabor hasta entonces desconocido para muchos.

Guiada por la sexta generación, continúa su expansión, no solo por España, puesto que, algunos de sus productos, también se exportan a países como Estados Unidos, Australia y Reino Unido.

A las muchas variedades, hay que añadir la más reciente: una de cereza ácida: Ámbar Roja que es una edición limitada con trece variedades

Por todo lo anterior, es fácil deducir que la Fábrica LA ZARAGOZANA, indudablemente, es orgullo, no solo de los aragoneses, sino de todo Aragón.

Terminó la visita con una degustación.

GRACIAS, a LA ZARAGOZANA y a su atento personal.

Aurora Alamán Guallart

Cronista Oficial de AMUEZ

Deja un comentario