Viaje del 12-03-16 a las Altas Cinco Villas

viaje

La mañana del sábado emerge fresca y resplandece un sol radiante que nos hace concebir la idea de que tendremos buen tiempo durante nuestra visita a las Altas Cinco Villas, pero lo cierto es que tuvimos un día soleado, pero frío.

Sádaba, primera localidad de las Cinco Villas que visitamos, tiene unos 1.500 habitantes y está dividida en dos por el cauce del río Riguel, en cuya margen izquierda se levantan varias casonas de los siglos XV y XVI, construidas con piedra sillar y rematadas con aleros. Llegamos sobre las 9,15 horas y, tras un breve descanso para estirar las piernas y tomar un café se une a nosotros Merche, la guía local. Comenzamos la visita por la fuente de los Caños y seguidamente iniciamos un recorrido por las calles del casco histórico. Callejeando Sádaba, llegamos a la iglesia de Santa María, de estilo gótico tardío, construida durante la primera mitad del siglo XVI sobre una antigua iglesia románica. Presenta una planta de nave única, a la que posteriormente se le añadieron dos capillas junto al presbiterio, originando una fisonomía falseada, de planta de cruz latina. Entre su iconografía cabe destacar la imagen emblemática del Cristo Marinero, hallada en el océano Atlántico por el sadabense Tiburcio Xinto.

Terminada la visita a Sádaba, volvemos al autobús y continuamos ruta hacia Uncastillo,

Uncastillo, la siguiente localidad de las Cinco Villas que visitamos, tiene una extensión de 23.000 has y una población aproximada de 700 habitantes cuya principal actividad es la agricultura. Allí nos espera Jesús, el guía que nos acompañará durante la visita.

Iniciamos el recorrido visitando la antigua colegiata de Santa María, iglesia románica del siglo X (1135-1155) construida sobre una antigua iglesia mozárabe a expensas del rey Ramiro II de Aragón. Fue segunda sede de la catedral de Pamplona. Consta de una nave de seis tramos, presbiterio y ábside semicircular, con bóvedas de cañón apuntado. En ella cabe destacar su magnífica portada de tres arquivoltas de medio punto que presenta bajorrelieves y esculturas atribuidas al escultor francés conocido como Maestro de Olorón. En su interior destacan la talla gótica de Santa María y el retablo mayor barroco, con tablas de Jusepe Martínez. En 1557 se construyo el precioso claustro gótico adosado al templo.

Seguidamente nos dirigimos al Ayuntamiento, elegante construcción renacentista del siglo XVI. En la decoración de su fachada aparecen representadas todas las virtudes teologales y cardinales. La virtud de la justicia preside la portada principal. Las figuras se atribuyen a Damián Forment.

Finalizada la visita de Uncastillo, partimos hacia Sos del Rey Católico, final de nuestro camino.

Sos del Rey Católico, tiene una población de 450 habitantes dedicados principalmente al sector servicios y es el final de nuestro recorrido por las Altas Cinco Villas. Tiene un casco histórico muy bien conservado, hasta el punto de que un paseo por el mismo se convierte en un viaje al pasado al contemplar sus murallas, iglesias, plazas y el Palacio de Sada. Sos fue declarado Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural en 1958.

Llegados a Sos nos vamos directamente a comer al restaurante Vinacua. Acabada la comida iniciamos la visita con la guía Raquel.

Hacemos un recorrido por sus calles y contemplamos sus elegantes edificios de piedra. Nos paramos ante el Ayuntamiento para ver su fachada renacentista del siglo XVI, a continuación la Lonja y el Mercado, donde durante nueve años se celebró el festival “Luna Lunera”. Desde aquí pudimos contemplar la sierra de Leire, los Pirineos y el monasterio de Valentuñana.

Acabamos nuestro periplo por las Cinco Villas en la casa-palacio de Sada, lugar donde nació Fernando II de Aragón, el rey Católico, el 10 de marzo de 1452. Es un inmueble edificado en piedra de sillería datado a finales del siglo XV. En la fachada, sobre la puerta de entrada, podemos ver el escudo de la familia Sada.

Juana Enríquez, segunda esposa de Juan II de Aragón, eligió este lugar para dar a luz a su hijo Fernando debido al enfrentamiento que había entre Juan II y su hijo Carlos, príncipe de Viana –fruto de su primer matrimonio con Blanca de Navarra- por los derechos al trono de Navarra.

Terminada la visita, iniciamos el camino de regreso y llegamos a Zaragoza a la hora prevista.

Vicente Navarro.

FOTOS

1 Comment

  1. Eloy López el marzo 22, 2016 a las 12:59 pm

    Magnífica crónica, Vicente.

Deja un comentario





Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies