CRÓNICA DE LAS VISITAS AL ESPACIO HIDROLÓGICO «CASABLANCA»

El conjunto de esclusas y molino de Casablanca o Puerto de Casablanca, antiguamente escrito como la Casa Blanca, también llamado como Almenara, Esclusas, Casa o Molino de San Carlos, es un complejo hidráulico situado en el paso del canal Imperial de Aragón por Zaragoza (España).

Fue inaugurado como parte de las obras del canal Imperial de Aragón en 1786 y formó parte integral de la vida zaragozana desde el siglo XVIII. Fue un sitio de gran significado en la Ilustración en Aragón, en los sitios de Zaragoza de la Guerra de la Independencia y en la industrialización y electrificación del siglo XX en la región. Como tal, formó el núcleo histórico del actual barrio y distrito de Casablanca, al que dio su actual nombre por sus características paredes blancas.

En la actualidad, sirve como pequeña central hidroeléctrica y como conjunto histórico en torno al cual se articula un parque conocido por la Fuente de los Incrédulos. Desde 2000 está protegido como Bien de Interés Cultural.

El Molino de Casablanca y su historia. -
El Canal Imperial de Aragón es una de las principales obras de ingeniería hidráulica de la Cuenca del Ebro, impulsado Ramón de Pignatelli.

El área es, junto con el complejo de El Bocal, arranque del Canal en Fontellas (Navarra), otro de los hitos de esta infraestructura. En 1776 la Real Sociedad Económica de Amigos del País promovió la construcción de lo que sería el puerto de Casa Blanca. El complejo estaba formado por un puerto para el desembarco, varios batanes y molinos, una almenara de desagüe, dos esclusas, dos puentes, una fuente, una iglesia, caballerizas y la Casa de San Carlos, posada vulgarmente conocida en la época como la Casa Blanca.

El puerto de Casa Blanca jugó un papel relevante en la Guerra de Independencia, siendo primero usado por los sublevados aragoneses como línea defensiva para cubrir el flanco sur de Zaragoza, y más tarde, por el ejército francés como ruta de abastecimiento.

En el periodo posbélico empezó el declive del uso navegable del canal, fundamentalmente debido a las nuevas diligencias, más cómodas y rápidas. La llegada del ferrocarril, a mediados del s. XIX, acabaría con la navegación e incluso con el uso del molino. Cuando se abandonó como puerto se reconvirtió en una pequeña central hidroeléctrica en 1894 y la Casa Blanca se convirtió entonces en un mero lugar de esparcimiento.

La visita. -
El proyecto empezó a fraguarse a partir de los trabajos de recuperación de la Fuente de los Incrédulos en 2013 y del edificio del Molino a partir de 2014. El espacio y el entorno se convierten así en la sede natural del programa divulgativo de la CHE "Ven a Conocernos", que se desarrollaba en el edificio principal de la Confederación y se suma a las visitas guiadas al embalse de El Grado (Huesca) y su centro de interpretación del Agua.

El espacio expositivo interior y exterior. -
Situado en el Canal Imperial y marco privilegiado de la exposición, es un entorno especialmente relevante ya que esta infraestructura narra la historia de cómo el hombre se ha ayudado del agua en su lucha por mejorar sus condiciones de vida, utilizándola como regadío para multiplicar la producción de las tierras, como elemento de comunicación y transporte de mercancías y viajeros, como medio para generar riqueza y bienestar a su paso.

La visita interior comienza de la mano de Ramón de Pignatelli que nos explica el nombre del espacio HIDRO-lógico (relacionado con el agua y el modo de pensar aplicando el sentido común). Y cuenta con estas partes diferenciadas:

1.- Zona expositiva en sentido estricto con información que nos sitúa en la cuenca del Ebro y en la función de las Confederaciones Hidrográficas. Aquí se nos lleva al pasado (Ramón de Pignatelli, Joaquín Costa, Manuel Lorenzo Pardo), al presente de la gestión del agua (calidad de las aguas, vertidos, usos y explotación de infraestructuras) pero también a un futuro y la necesaria conservación de un recurso tan necesario como escaso.
2.- Zona de video Wall destinada a la conexión en tiempo real con los técnicos del SAIH Ebro en su centro de control y a la emisión de documentos audiovisuales de apoyo a las visitas.
3.- Maqueta, uno de los elementos más destacados del espacio, con una superficie de 20 m² incluye una narración que se activa de forma programada sobre el ciclo del agua, los usos y la necesaria implicación de todos en el cuidado de las masas de agua y también efectos especiales para reproducir tormentas, crecidas, la gestión de embalses, la actividad humana en la cuenca...
4.- Sala de cierre donde se obtienen conclusiones, se hacen preguntas y donde se juega. Allí nos encontraremos con el profesor Fontibre, que nos hace pensar en cómo gestionar la cuenca, con un juego sobre las especies invasoras y con conceptos como la huella hídrica.

En el exterior se pueden visitar la Fuente de los Incrédulos, el exterior del Molino, las esclusas y los restos del puerto fluvial.

Todas las actividades desarrolladas en esta jornada han tenido una gran acogida participativa en los participantes, mostrando interés por los conceptos expresados, efectuando continuas preguntas y aclaraciones…Una instructiva y productiva jornada.

Miguel Hernández.
Curso Tercero B – Vocal visitas AMUEZ.

Deja un comentario





Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies