CRÓNICA DE LA VISITA A LA CRIPTA DE SANTA ENGRACIA

El día 6 de febrero, los Amigos de los Museos acudimos masivamente (107 compañeros) a visitar la Cripta de Santa Engracia en el 200 aniversario de su reconstrucción, de la mano de nuestro profesor Don Antonio Mostalac, al que desde aquí quiero agradecer su generosa disposición para con nosotros. Fue una explicación magistral la que allí impartió, evocando toda su historia a través de los tiempos y la importancia que siempre ha tenido para nuestra ciudad



La actual iglesia de Sta. Engracia tiene su origen en el siglo IV, tras el Edicto de Milán. Es el lugar de enterramiento de Santa Engracia y otros mártires, asesinados en la persecución de Diocleciano por sus creencias religiosas. En este lugar , orientado hacia Jerusalén, eran bautizados los neófitos entre los siglos IV al VII. Mantiene la planta y la orientación de la iglesia primitiva. En su interior se guardan dos sarcófagos paleocristianos del siglo IV, de
piedra y mármol, de talleres romanos. Una pequeña urna de piedra guarda los restos de Santa Engracia y su tío Lupercio. Y en un relicario regalo de Benedicto XIII se conserva su cráneo y el clavo que se lo atravesó en su martirio, así como las “Santas Masas”, que son parte de los restos de los 18 cristianos que con ella fueron torturados.


Durante el periodo visigodo, en este lugar se continua el culto cristiano. Permaneció como iglesia y fue centro de un barrio de población mozárabe de la Taifa de Saraqusta, con el nombre de Iglesia de las Santas Masas . En ella estudió Eugenio de Toledo bajo el magisterio de San Braulio.


En 1.063 el obispo Paterno, por donación del rey Ramiro I donó la basílica al Obispo de Jaca, donación que fue ratificada igualmente después por Sancho Ramírez, y que siguió existiendo incluso en la conquista de la ciudad por Alfonso I en 1.118 …


En 1.087, ante la temida llegada de los almorávides, los zaragozanos esconden sus veneradas reliquias sagradas para evitar su saqueo en la cripta, donde fueron descubiertas en 1.320.


En el siglo XIV cobra cada vez mas relevancia, sobre todo, al descubrirse las reliquias y con el concurso del rey Juan II de Aragón, que, aquejado de cataratas, es operado por el médico judío Abiatar, y encomienda su curación a Santa Engracia. Tras el éxito de la misma promovió la
construcción de un monasterio, que, a su muerte, construyo su hijo Fernando. Sobre el antiguo templo subterráneo se construye la iglesia gótico/mudéjar, de maravillosa portada plateresca, con claustros y biblioteca importantes . En la biblioteca trabajó Jerónimo Zurita, y
era una de las mas completas de Europa en su tiempo… Se llama para ocupar el Monasterio a la Orden de los Jerónimos, quienes se hicieron cargo de las reliquias de los mártires, aunque la propiedad de la iglesia seguía perteneciendo a Huesca…Y así fue hasta 1.956, en que fue devuelta su titularidad a Zaragoza. A esta iglesia del siglo XIV se le continúa denominando “Iglesia de las Masas”, y se convierte en una de las más sobresalientes de la ciudad.


Llegamos a 1.808 y en la noche del 13 de agosto, los franceses, retirándose de la ciudad de Zaragoza, en venganza, minaron y volaron los edificios, destruyendo el Templo y los claustros, tras haber saqueado el edificio y sus tumbas, pinturas y relicarios, incluidos los estuches de las reliquias. En 1.811, las Cortes de Cádiz acordaron la reconstrucción del templo en
agradecimiento reconocimiento de la Nación a Zaragoza. Se encomendó el proyecto a D. José Yarza, que lo comenzó en 1.814 ,terminando en 1.819. En esta fecha, una gran procesión integrada por clero, nobles y pueblo, llegó a la Cripta donde quedaron depositadas las reliquias de las Santas Masas descubiertas en la obras, para su veneración y culto.


Santa Engracia fue declarada Patrona de Zaragoza por acuerdo municipal el 26 de Abril de 1.480 y es Monumento Nacional desde 1.882 y Basílica Menor desde el 27 de Octubre de 1.991.


María Asunción Sánchez Abad

Deja un comentario





Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies