Club de Lectura: Sesión con la autora Luz Gabás

Club lectura

Libro : “PALMERAS EN LA NIEVE”
Jueves, 04 de Febrero de 2016

La presente crónica se inicia poniendo de manifiesto la enorme expectación que había despertado la anunciada visita de Luz Gabás, autora del libro de gran éxito: “Palmeras en la Nieve”. En efecto, a la llegada al aula donde debía impartir su conferencia, fue recibida con cariñosos aplausos por los asistentes, socios del Club de Lectura y demás invitados, que fueron muchos, como así lo recalcó en su intervención, D. Francisco Ruiz Albacar, Presidente de la Asociación de Mayores de la Universidad de la Experiencia (AMUEZ).

Nuestro presidente agradeció, igualmente, la masiva participación de los socios del Club de Lectura en esta tercera sesión, que cierra el ciclo de intervenciones culturales en torno a la lectura del libro recomendado, cumpliendo así los objetivos que se persiguen en el Club para fomentar y mantener la afición y el amor por los libros. En las dos sesiones anteriores, fueron explicados y debatidos por los socios, aquellos aspectos más interesantes de la novela, tanto desde el punto de vista cinematográfico como literario, por destacadas personalidades del cine y de la literatura.

Antes de ceder la palabra al Director de la Universidad de la Experiencia, (UEZ), D. Ernesto Arce, el presidente de la AMUEZ hizo hincapié en visitar nuestra página web, a través de la cual, los socios pueden recibir información detallada de las actividades de la Asociación y de la UEZ, pudiendo enviar sugerencias y efectuar preguntas, incluso a la propia autora del libro que, a buen seguro, las recibiría con agrado.

Con la brevedad y concisión que le caracteriza, el Director de la UEZ agradeció la presencia de Luz Gabás, a pesar de la apretada agenda de la autora del libro, objeto de debate, dado el éxito de público y crítica alcanzado, tanto en la publicación del libro como en la proyección de la película, basada en el mismo.

Finalmente, D. Ernesto Arce presentó a un invitado de lujo, colaborador habitual del Club de Lectura, D. Joaquín Casanova, editor y librero, con más de 53 años de dedicación a ese su mundo en el que, sumergido en él, se siente más feliz. Joaquín, pues, fue quién acompañó a Luz Gabás a lo largo de toda su intervención.

El editor hizo una cálida semblanza de la autora, a quien conoció hace muchos años – fue su primer editor- atestiguando que en la actualidad está en la “cresta de la ola”, por el enorme éxito de ventas de la novela – 1.200.000 ejemplares y traducida a 8 idiomas – y más de 2 millones de espectadores por la película en un mes.

Continúa opinando el editor que la novela es una novela realista, ya que ve imposible que tantos acontecimientos narrados sean fruto de la invención. Más bien es consecuencia de un arduo trabajo de investigación.

Los paisajes relatados en la novela son reales, identificándose con la documentación fotográfica de la zona, obtenida en los años 40 y 50, y que es abundante.

Antes de cederle la palabra, Joaquín Casanova le lanza dos preguntas que quedan en el aire: dada su condición de alcaldesa de Benasque, que lo fue hasta el pasado 2015…¿Es más difícil la política que escribir una novela?, y… ¿Existe el miedo a ponerse delante de un folio en blanco?

Luz Gabás inicia su conferencia agradeciendo a los miembros de la Universidad de la Experiencia y a los socios de la AMUEZ, las atenciones recibidas y la invitación para presidir este acto, alabando las iniciativas y actividades de ambas entidades.

Prefiere participar desde el principio, entablando el debate a base de preguntas y respuestas sobre la novela y sobre la película , ya que ambas se han ido desmenuzando en sesiones anteriores.

En principio, ella se mueve bien en el género histórico romántico. La novela, pues, está basada en hechos reales y su pretensión no era tanto que los 200 habitantes de la Ribagorza, entre ellos su padre y su abuelo, le contaran sus vivencias en Guinea, como que los 40.000 españoles que allí vivieron, o sus descendientes vivos se sintieran identificados con algún matiz de la novela. De ahí que eligiera personajes cotidianos: los trabajadores.

Sintió hondo interés por la colonización en su aspecto global, no solo por lo que le contaba su padre, el lado blanco, sino que quería ponerse en la piel de los nativos y sus obligados cambios de modos de vida cuando llegaron los de fuera.

Este aspecto fue lo que más le costó plasmar a la autora en su novela, pues hay muy poco escrito sobre Guinea. Diseñar personajes negros fue muy complicado.
Una de las consecuencias más gratificantes que Luz Gabás ha recogido de la publicación de la novela es que ha habido gente que, al leerla, se ha sentido feliz, habiendo recibido más de 200 cartas manuscritas, preciosas, de gente muy mayor, dándole las gracias por haberse “sentido joven de nuevo “. Igualmente ha recibido cartas de lectoras que, conmovidas, han entendido esos deseos de reencarnación que destila la novela.

Gracias al éxito de la misma, las redes sociales han servido de vehículo fundamental para que antígüos coloniales se hayan preocupado en buscarse y encontrarse, después de más de 50 años de ausencia. De ahí su éxito también en el contexto social.

Han surgido muchas voces, muchos narradores y Luz Gabás invita a quienes puedan escribir ahora sobre la madera, prescindiendo de la lucha de blancos y negros, considerando injusto escribir una novela-denuncia. Allí iban a trabajar muy jóvenes para ganar dinero, ayudar a sus familias, servir a Dios y a la Patria, y contribuir a que el país avanzara y se modernizara.

La novela se desarrolla, intencionadamente, en tiempos previos a la independencia, donde existía un cierto nivel cultural, de modo y manera que podían verse negros bien vestidos y trajeados, que habían sido formados en el Instituto y ocupaban cargos políticos.

El debate se va decantando hacia el perfil psicológico de los actores de la novela, evidenciando que los personajes femeninos son fuertes y valientes, quizá por estar descritos por una mujer.

Surge la pregunta sobre la dificultad de un escritor para meterse en la piel de una mujer y al revés. Ahí radica la habilidad del novelista, sea hombre o mujer. Luz Gabás se asombra cuando, por ejemplo, un escritor narra las atrocidades de un asesino en serie y meterse en su mente cuando él no lo es.

Se vuelve a insistir en recabar la opinión que a la escritura le merece la participación del actor de la película en el papel de Kilian. A ella, su actuación le pareció perfecta, resaltando tres escenas memorables, sobre todo en aquella en la que Kilian pide perdón a Sibila en bubi .

A la pregunta sobre el perfil psicológico de Antón, un emigrante que abandona a su familia, a su mujer y a su hija, Luz Gabás lo explica por boca del propio Antón: por haber vivido tantos años en un entorno absorbente, que te atrapa y que no quiere que su mujer lo vea muerto.

Se le pregunta a la autora si la práctica ausencia en la película de la situación política después de la Independencia de Guinea Ecuatorial, obedece a alguna consigna exterior o por razones meramente cinematográficas, cuando en la novela, si bien de una manera muy suave y cuidadosa, se le dedica un capítulo a dicha situación tan convulsa, en la que una tribu deseaba la independencia, la otra rival, no la deseaba y el resto pretendía alquilar la isla a España durante 50 años.

La respuesta de la productora de la película fue clara y rotunda: es una película, no una lección de historia, y se debe velar por su aspecto lo más comercial posible. En el cine todo está organizado y medido y deben prevalecer más las relaciones personales, para que vayan a ver la película gentes de todas las edades. Ellos no niegan ni ocultan nada. De hecho, filmaron más escenas políticas que las que pudieron verse en la película con la intención, quizá, de emitir en un futuro alguna mini-serie televisiva por capítulos de la citada película.
Finalmente, ante otra pregunta, Luz Gabás asevera que en la novela y en la película todos los hechos dentro del contexto socio-político son reales, mientras que las relaciones que unen y separan a los personajes son fruto de la invención de la novelista.

Finalizada tan magnífica sesión, plena de simpatía, amenidad y familiaridad, llevada a cabo por la autora, Luz Gabás Ariño, acompañada por el no menos afectuoso, próximo y “rocero”, Joaquín Casanova, los miembros del Club de Lectura agradecen muy sinceramente haber aceptado la invitación para disfrutar del enorme privilegio de contar con su presencia y escuchar con admiración y reconocimiento sus acertadas y sinceras reflexiones sobre su experiencia como escritora, manifestando, asimismo, su opinión personal frente a los temas tan sensibles, vislumbrados en la novela.

Muchas gracias, Luz Gabás. Enhorabuena por sus merecidos éxitos , y que su segunda novela, “Regreso a tu piel”, merezca los mejores reconocimientos del público.

Juan Pagán Sancho
FOTOS

Deja un comentario





Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies